Junio 2011

El deporte misterioso

Cuando me vine a EEUU me parecía que adaptarme a este país sería una cosa facilísima. Al fin y al cabo, el 90% de las películas y series de TV que veo proceden de este país, así que debería conocerlo razonablemente bien, ¿no? Pues bien; de vez en cuando, algo ocurre que me recuerda que estoy en un país extranjero que no conozco tan bien como creía. Lo que me ha venido a la mente hace un momento, sin embargo, no es algo que me haya ocurrido hace poco, sino algo que me pasó al poco tiempo de llegar:

Acababa de alquilar el apartamento, y mis cosas todavía estaban en algún almacén en Irlanda, esperando a que tuvieran a bien cargarlas en un barco que viniese a California (y no llegarían hasta un par de meses después), así que tenía que comprar ropa de cama, platos, cubiertos, etc. ¿Adónde fui a comprar todo eso, sabiendo que estoy en EEUU? Al Walmart, por supuesto.

Si queda alguien que no lo sepa, Walmart es la mayor cadena de hipermercados de EEUU, y como tienen las cosas tiradas de precio, en ocasiones se junta en sus tiendas la fauna más variada. Pero esta historia no es sobre la gente que va al Walmart, sino sobre los americanos en general, vistos a través del prisma de las secciones del Walmart.

Mi búsqueda de artículos del hogar me llevó junto a la sección de artículos deportivos, y allí pude ver estantes llenos de adminículos y con un cartelito que indicaba para qué deporte eran esos elementos. “Swimming” (natación), “basketball”, “baseball”, “skating” (patinaje), y así sucesivamente hasta que vi uno que no conocía: “tailgating”.

Hasta entonces, el único “tailgating” que conocía consistía en ir por carretera pegado al vehículo que te precede, pero no creía que, aún con tanta afición que tienen aquí al NASCAR y otros deportes del motor, hubiesen convertido eso en un deporte. Un vistazo al contenido de la estantería no me aclaró en qué podía consistir ese deporte; no parecían artículos para practicar ese deporte, sino más bien para ir a verlo. En fin, como no estaba muy interesado en el tema y tenía otras cosas que hacer me olvidé del asunto y pasó el tiempo...

... Hasta que un día vi un artículo sobre el béisbol, que explicaba que el pre-partido es una auténtica ocasión social. Unas cuantas horas antes de que se abran las puertas del estadio, unos cuantos cientos o miles de personas llegan con sus camionetas, aparcan y luego abren el portón de la camioneta y sacan sillas y mesas y bebidas y la barbacoa y montan una auténtica fiesta-picnic, compartiendo vituallas con sus vecinos de camioneta. Ah, y como el portón de una camioneta se llama “tail gate”, esa especie de picnic masivo motorizado sobre asfalto se llama “tailgating”.

Bonito deporte. Y ahora sé algo más sobre EEUU.