Now you know

Stuff I'd like others to know.

Otra historia más sobre la ley d'Hondt

Si no me equivoco, este domingo van a ser elecciones, así que es el momento de que alguien escriba la consabida historia que explica cómo funciona la ley d'Hondt. Hace unos años leí una explicación bastante buena, pero creo que en esta ocasión tengo una mejor, así que voy a intentar describirla.

La ley d'Hondt (o "sistema d'Hondt") sirve para repartir varios elementos entre varios grupos de forma proporcional. En España se usa, por ejemplo, para repartir escaños entre los distintos partidos en función del número de votos. También se puede utilizar para repartir los asientos en una cámara de representación territorial.

Uno podría pensar que, para repartir los escaños después de una elección, podría bastar con hacer una regla de tres y asignar a cada grupo la parte proporcional de los votos recibidos. No obstante, hay un problema obvio: al hacer esto tendríamos escaños "fraccionales". Por ejemplo, si tenemos dos partidos y un parlamento con 10 escaños, y un partido ha sacado el 53% de los votos y el otro el 47%, no podemos darle 5,3 escaños a un partido y 4,7 escaños al otro. Los escaños son indivisibles, así que un partido recibirá 5 y el otro 4, y tenemos que buscar la manera de asignar el escaño sobrante. ¿Se lo damos al partido que tiene 5, para reconocer su mayoría? ¿O se lo damos al que tiene 4, porque le falta menos para llegar a 5 que al otro para llegar a 6?

Lo habitual es asignarle el escaño al que tenga el "resto mayor". Al primer partido le damos 5 escaños y le "restan" 0,3; al segundo le damos 4 y le restan 0,7. El que tiene el resto mayor es el segundo, con 0,7, así que le damos el escaño a éste, y ambos quedan empatados a 5 escaños. Este sistema, aunque simple, tiene un problema bastante gordo: es posible que, si se reparten más escaños pero las proporciones de los votos son las mismas, un partido pase a recibir menos escaños (podéis ver un ejemplo en el artículo que enlacé antes). Esto se llama "paradoja de Alabama" porque tras el censo de los EEUU de 1880 hicieron cálculos para aumentar el tamaño del Congreso, y descubrieron que con un Congreso de 299 escaños, Alabama tendría 8 escaños, pero sólo 7 en uno de 300.

El sistema d'Hondt es un sistema que no tiene este problema. La idea principal del sistema es conseguir un reparto de los escaños lo más proporcional posible, asignando los escaños de uno en uno de manera que cada escaño represente al mayor número posible de votos.

La carta de presentación

Ahora que os he mostrado cómo es un currículum para EEUU/UK, llega el momento que todos estábais esperando: cómo escribir la carta de presentación ("cover letter", en inglés).

Como mencioné antes, deberíais adjuntar una carta de presentación cada vez que enviéis un currículum. No confundáis la carta de presentación con una carta de recomendación: la carta de presentación la escribís vosotros mismos, y sirve para decirle a la persona que reciba el currículum por qué deberían tener en cuenta vuestra candidatura.

A grandes rasgos, una carta de presentación tiene una extensión de una carilla como máximo y consta de tres partes: a qué puesto optáis, por qué sois perfectos para el puesto, y por qué queréis el puesto. La carta de presentación es, como su propio nombre indica, una carta, así que no pongáis encabezados y listas de puntos y negritas y cosas de esas.

Si estáis enviando el currículum por correo, adjuntad la carta de presentación en el mismo sobre y no la grapéis al currículum. Si lo estáis enviando por email, mandad el currículum en un fichero adjunto y usad el cuerpo del email para la carta de presentación. Si podéis averiguar quién recibirá la carta de presentación será mucho mejor si la encabezáis "Dear Mr. Smith" que si la encabezáis "Dear Sir/Madam". Por cierto, aseguraos de utilizar una dirección de email "seria"; aunque tengáis que emplear webmails gratuitos, es mejor usar "francisco.paredes@gmail.com" que "erpisha23@gmail.com", y mejor "carolinacf@hotmail.com" que "preziossa89@hotmail.com".

Antes de enseñaros un ejemplo de carta de presentación, permitidme reiteraros que el objetivo de la carta de presentación es que la persona que recibe el currículum sepa que no va a perder su tiempo leyendo vuestro currículum, y para eso deberéis hacer énfasis en los beneficios que proporcionará a la empresa contrataros. Al fin y al cabo, las empresas no contratan gente para tener más amigos, sino para poder ganar más dinero, así que tenéis que "atacar" por ese lado.

(De hecho, si os fijáis en el currículum de ejemplo, veréis que se sigue la misma filosofía a la hora de describir la experiencia laboral. El trabajador del ejemplo describe cómo ha rescatado un proyecto o cómo ha reducido costes el 20% o cómo ha dirigido un equipo, no cómo ha formado parte de un equipo formado para estudiar la posibilidad de implementar una recomendación para un proyecto exploratorio).

Y una última reflexión: para variar, estos consejos para la carta de presentación no son sólo válidos para optar a empleos en EEUU o el Reino Unido. Si preguntáis a alguien que trabaje en RR.HH. de una empresa española os dirá que todos los días les llegan un montón de currículums "desnudos" o con cartas de presentación poco atractivas. Seguramente, si comenzáis a enviar vuestros CV acompañados de cartas de presentación en este estilo, vuestros CV destacarán más. Haced la prueba y decidme si resulta :-)

Dicho todo esto, en el enlace de "leer más" podréis ver una carta de presentación, enviada por correo acompañando al currículum de ejemplo. El autor quiere trabajar de ingeniero jefe de software en una empresa británica llamada "Super Company".

Tened en cuenta que este ejemplo es algo más corto que una carta de presentación normal porque, honestamente, tener que inventarse todos los detalles es un peñazo :) Pero bueno, podéis utilizarlo para haceros una idea de qué tipo de cosas se dicen en una carta de presentación; cuando tengáis que escribir la vuestra, simplemente buscad "cover letter example" en Google y usad lo que os salga para inspiraros.

Podéis escribir vuestros comentarios en Google+.

Un currículum de ejemplo para EEUU, Reino Unido o Irlanda.

Hace poco más de un año escribí una historia sobre cómo redactar un currículum para enviarlo a una empresa de EEUU, Reino Unido o Irlanda (aprovechando que los formatos para los tres países eran casi iguales). Lo que ese artículo no incluía eran ejemplos, y alguien me los ha pedido, así que voy a poner aquí un ejemplo recién inventado de résumé para el Reino Unido. Como comenté en el artículo anterior, el résumé americano sería prácticamente igual, salvo que en lugar de un "Profile" tendría unos "Objectives".

Espero que os sirva para redactar vuestro propio currículum. Recordad que, cuando lo enviéis, deberíais acompañarlo de una carta de presentación, de la que os daré un ejemplo otro día.

Podéis poner vuestros comentarios en Google+, que aquí siempre se me echan los spammers encima cada vez que abro una nueva historia con comentarios.

Emigrar sí, pero con sentidiño

Vais a hacer que me sienta culpable, cojones. Que resulta que bastante gente se pira con lo puesto a Noruega, sin un euro en el bolsillo, sin conocer a nadie, sin trabajo ya buscado y sin hablar una palabra de noruego, y resulta que se mueren de frío porque no tienen casa, ni trabajo, ni saben hacer papeleos, ni saben encontrar nada, etc. Qué cosa más rara.

Como he hecho mi parte para animaros a que salgáis del país, ampliéis horizontes, tengáis experiencias en el extranjero, etc., etc., y antes de que venga nadie a acusarme de haberle pintado todo de color de rosa, dejadme deciros algunas verdades sobre la emigración.

En primer lugar, emigrar cuesta dinero. Para empezar está el coste del avión. Cuando queráis alquilar piso, tendréis que depositar la fianza, que puede ser de varios meses de alquiler. Mientras no encontréis el piso, sin embargo, tendréis que pagar un alojamiento temporal; posiblemente varios meses, que si encontrar un piso asequible en una buena ubicación es difícil, conseguir que se lo alquilen a un extranjero recién llegado sin referencias ni historial crediticio es más difícil todavía. Y, por supuesto, tened en cuenta que tendréis que hacer frente a muchos de estos gastos sin tener ingresos, ya que la mayoría de los empleos pagan a mes vencido. O sea, que si ya llegáis allí con un contrato hecho, no cobraréis hasta el fin de mes. Si llegáis sin contrato, tardaréis en cobrar lo que tardéis en encontrar empleo más un mes.

En segundo lugar, cada país es diferente a los demás, y tiene sus propias costumbres, leyes, tradiciones, e idiosincrasias en general. En Francia, el Hôtel de Ville no es para dormir. En EEUU, el pan, los huevos y la leche se compran en la farmacia. En el Reino Unido no te sirven en la mesa de un pub. Si no sabes esas cosas, o si no estás acompañado de alguien que las sepa, lo vas a pasar un poco mal. Y si no hablas el idioma local, ya no digamos.

El idioma es otro asunto que trae tela. En muchos países hay mucha gente que sabe hablar inglés, pero eso no significa que todo el mundo hable inglés, y mucho menos que sea perfectamente posible desenvolverse hablando sólo inglés. Para empezar, los papeles del Estado vendrán todos en el idioma local (buena suerte rellenando la declaración de la renta en islandés), al igual que los letreritos del supermercado o las indicaciones en la estación de trenes. En segundo lugar, no puedes esperar que la cajera del supermercado o el funcionario del ayuntamiento hablen inglés a un nivel adecuado para comunicarse con efectividad. Y si tú mismo no hablas inglés o hablas "inglés medio", apaga y vámonos.

Por cierto, si esperas ganarte la vida en el extranjero, espero que seas un trabajador cualificado, porque estoy seguro de que en Noruega y en cualquier otro sitio ya les sobran los trabajadores no cualificados, y no tienen la más mínima intención de contratar de reponedor a un extranjero que no habla una sola palabra de noruego cuando pueden contratar a Karl Petersson, el hijo de la vecina. Y tened cuidado, que os sorprendería saber cuántas profesiones no valen mucho fuera de España. En España las casas son de ladrillo. ¿Sabéis de qué son en Noruega? De madera. ¿Qué puede hacer en Noruega un albañil español?

Y esto es lo que quería deciros. No quiero desanimaros, pero quiero que seáis realistas y sepáis a lo que os enfrentáis cuando os vais del país, que aunque es una experiencia tremendamente enriquecedora (en varios sentidos), no todo es tan fácil y bonito como nos lo ponen en ciertos programas de TV, y no es cuestión de ir a lo loco y sin haberse informado y preparado de antemano.

Cómo calcular raíces cuadradas

Un día se me ocurrió publicar un articulito sobre el fundamento matemático del método para calcular raíces cuadradas usando lápiz y papel. Desde entonces me llega un montón de visitas de gente que quiere saber cómo calcular una raíz cuadrada (supongo que les da igual por qué funciona el método si no saben cómo emplearlo, ¿no?). Por lo tanto, he decidido escribir este artículo explicativo.

Para empezar, vamos a ver cómo calcular la raíz cuadrada de un número de una o dos cifras. Por ejemplo, calculemos la raíz cuadrada de 71:

Esto es fácil: simplemente tenemos que hallar el número más alto, del 0 al 9, que multiplicado por si mismo nos dé 71 o menos. En este caso, el número que buscamos es 8, ya que 8x8=64, que es inferior a 71, y 9x9=81, que es superior a 71. Además, la operación tiene un "resto" que vale 7, ya que 71-8x8=7. Todo esto lo escribimos de esta manera:

Fácil, ¿no?

Pues ahora vamos a ver cómo se calcula la raíz cuadrada de un número de más de dos cifras. Por ejemplo, el 71.492:

El primer paso consiste en dividir el número en grupos de dos dígitos, comenzando por la derecha:

A continuación, calculamos la raíz cuadrada del grupo de más a la izquierda:

En este caso hemos calculado la raíz cuadrada de 7, que es 2 con un resto de 3.

A continuación "bajamos" el siguiente grupo de dos dígitos y lo ponemos a la derecha del resto:

En el siguiente paso multiplicamos nuestra solución parcial por 2 (siempre por 2) y ponemos el resultado (4) en una nueva fila de la columna de la derecha:

Ahora viene la parte más complicada del cálculo. Tenemos que buscar un dígito de 0 a 9 para añadir a la derecha del 4, lo cual nos dará un número de dos cifras. Ese número de dos cifras, multiplicado por el dígito que hemos buscado, nos dará un número que tiene que ser igual o inferior a 314, que es el número que tenemos después de "bajar" el siguiente grupo de cifras. El dígito más alto que encontremos será la siguiente cifra de la solución.

Veamos un dibujo para hacerlo más claro. Imaginad que "X" es un dígito de 0 a 9 y que "ABC" es el resultado de multiplicar "4X" por "X":

En este caso, el dígito que buscamos es 6, porque 46x6=276, que es inferior a 314, y 47x7=329, que se pasa de 314:

El resto es 38.

Ahora tenemos que, como antes, bajar el siguiente grupo de cifras y también multiplicar la solución parcial por 2 y añadir el resultado a la columna de la derecha:

Y, como antes, tenemos que buscar un dígito, concatenarlo al "52", multiplicarlo por el resultado, y procurar que el resultado sea igual o inferior a 3892:

Y, como podéis ver, la raíz cuadrada de 71492 es 267, con un resto de 203. Podemos comprobarlo fácilmente, calculando 267x267=71289, y 71492-71289=203.

Fácil, ¿no?

Algunos os preguntaréis cómo se pueden calcular las cifras decimales de la raíz cuadrada. Es decir, si usamos una calculadora, ésta nos dirá que la raíz cuadrada de 71492 es 267,3798... ¿cómo se pueden calcular estas cifras decimales con lápiz y papel?

La respuesta es muy simple: sólo tenéis que "bajar" grupos de dos ceros y seguir calculando la raíz cuadrada hasta que os canséis. Por ejemplo, aquí veis cómo he calculado las dos primeras cifras decimales:

Otra pregunta que algunos os haréis es: ¿cómo se calcula la raíz cuadrada si el número que nos dan tiene decimales? La respuesta es simple: cuando dividáis el número en grupos de dos cifras, en lugar de empezar por la derecha, empezad por la coma decimal. Si el grupo de más a la derecha se queda con una sola cifra, completadlo con un cero. Después, simplemente calculad la raíz cuadrada como siempre, acordándoos de poner la coma en el resultado cuando alcancéis la coma en el número original.

Y esto es todo de momento. Espero que esta explicación os haya sido útil y hayáis encontrado lo que buscábais.

No voy a votar al PP ni al PSOE (pero no por los motivos que piensas)

El censo electoral en España es permanente. Esto quiere decir que se mantiene un censo que recibe actualizaciones constantemente, en lugar de hacer un censo nuevo cada cierto tiempo. Aún así, el 1 de cada mes se "cierra" el censo con las actualizaciones recibidas durante el mes anterior. Cuando hay elecciones, el censo que se utiliza es el cerrado en el segundo mes anterior a la convocatoria. Si no me equivoco, tienen previsto publicar la convocatoria de las próximas elecciones generales el día 27 de setiembre, con lo que se utilizaría el censo cerrado el 1 de julio.

Cuando un español se va a vivir al extranjero ha de ir a registrarse a la oficina consular correspondiente; al mismo tiempo, le añadirán al CERA, que es el censo de los españoles que viven en el extranjero. Cuando me fui a vivir a Irlanda acudí a la embajada, y allí me dieron de alta en el CERA. Un tiempo más tarde me cambié de piso y di aviso del cambio de dirección. Algo más tarde todavía me vine a EEUU, y también fui al consulado a registrarme.

Podéis imaginar la sorpresa que me llevé la semana pasada cuando fui a la web del INE para revisar mis datos del CERA y vi que seguía figurando con mi primera dirección irlandesa. Es decir, que no actualizaron mi inscripción en el censo cuando fui a registrar mi cambio de dirección en Irlanda ni cuando fui a registrarme en San Francisco.

He enviado los correspondientes impresos para actualizar mi dirección en el CERA, y anteayer me dijeron que ya han actualizado mis datos en el censo. Estos datos saldrán en el censo del 1 de octubre, que es después de la convocatoria y, por lo tanto, no voy a poder votar en las próximas elecciones.

(Los españoles residentes en el extranjero tenemos un obstáculo más a la hora de votar: en la reciente modificación de la ley electoral se han sacado de la manga que los votantes tienen que enviar una solicitud para poder ejercer su derecho al voto, utilizando un formulario que se les enviará antes por correo. Me disculparéis que me entre una sonrisita cínica al recordar que en las últimas elecciones de la Xunta de Galicia mis impresos y papeletas de votación se retrasaron tanto que, cuando al fin llegaron, ya no tuve tiempo para enviar mi voto).

Añadido: parece que mi lectura de la normativa electoral no fue lo suficientemente profunda y no me di cuenta de que, viviendo en el extranjero, mi circunscripción electoral está separada de mi lugar de residencia. Como en periodo de reclamaciones no admiten cambios en la circunscripción, pensaba que esto significaba que mi cambio de consulado tampoco lo admitirían y querrían que votara en Dublín. Sin embargo, aunque he cambiado de país de residencia (y, por lo tanto, ahora trato con un consulado distinto), sigo votando en Santiago de Compostela, con lo que mi circunscripción electoral no ha variado, y, en teoría, deberían admitir mi reclamación cuando la presente. Ya os diré qué tal.

The mystery sport

When I came to the US I thought that adapting to this country would be very easy. After all, 90% of the films and TV shows I watch come from this country, so I should know it reasonably well, right? Well; every once in a while something happens that reminds me that I'm in a foreign country I don't know as well as I thought. What came to mind a moment ago, though, is not something that happened in the last couple of days, but something that happened shortly after I arrived:

I had just signed the lease on the apartment, and my stuff was still in some warehouse in Ireland, waiting for a ship that would bring it to California (and it wouldn't arrive for a couple more months), so I had to buy bed linens, plates, forks and knives, etc. So off to Walmart I went.

My search for household goods took me next to the sporting goods section, where I could see shelves full of implements and with a sign that said what sport they were for. “Swimming”, “basketball”, “baseball”, “skating”, and so on, until I got to one I didn't know. More properly, I already knew the word, but the meaning I knew for it had nothing at all to do with sports. Furthermore, a look at the contents of the shelves didn't clarify what kind of sport it could be: it didn't so much look like a set of items to practice the sport with, as much as stuff to go see the sport. However, as I wasn't very interested in the subject and I had other stuff to do, I forgot about the subject and time passed...

... Until one day I came across a magazine article talking about baseball and explaining that the pre-match becomes a big social affair. Some hours before the ball part gates open, a few hundreds or thousands of people come in their trucks, park and then open their tail gates and take out chairs and tables and drinks and the barbecue and organize a big picnic.

And that's how I learnt about that great American sport, previously unknown to me, that is tailgating.

Aprendiendo a errar

Reconozcámoslo: a ninguno de nosotros le gusta cometer errores. Los errores hacen que nuestros planes salgan mal, nos hacen perder tiempo y dinero, y nos pueden llevar al fracaso, que en muchas sociedades conlleva un fuerte golpe en nuestra reputación. Sin embargo, las personas que más éxito tienen son también las que más errores han cometido; lo importante es que son capaces de analizar sus errores y aprender de ellos para no cometerlos en el futuro.

En la industria informática, como es bien sabido, cometemos errores como el que más: proyectos que se salen de plazo, proyectos que nunca se terminan, redes que se caen, intrusiones en sistemas seguros, datos perdidos, etc. Vaya, que no nos han faltado oportunidades de aprender de nuestros errores, y una de las herramientas más importantes que tenemos para hacerlo es el “postmortem”.

El postmortem es un documento en el que se analiza un suceso. Este suceso suele ser un fallo, aunque se pueden hacer postmortem de cualquier tipo de suceso, incluso de éxitos inesperados. El objetivo de este análisis es conocer las causas del suceso y la manera de evitarlo en el futuro -- o de repetirlo, si es un postmortem de un suceso exitoso. Como la mayoría de postmortem se escriben después de un fallo, en este artículo hablaré de fallos, soluciones y acciones paliativas.

Inevitablemente, un postmortem tendrá que hablar de errores cometidos y de malas decisiones tomadas por una o más personas. Es importante que no se utilice el postmortem para echar las culpas a nadie o para distribuir castigos. Para escribir un postmortem de calidad es imprescindible la colaboración de todas las personas implicadas, y es de suponer que no prestarán toda la ayuda necesaria si conlleva consecuencias negativas para ellos.

Un postmortem debería contener, como mínimo, explicaciones de qué sucedió, cómo sucedió, por qué sucedió, cómo terminó (si es que terminó), qué se hizo bien, qué se hizo mal, y qué se va a hacer en el futuro. Normalmente, los postmortem tienen una estructura similar a: resumen, secuencia temporal, acciones paliativas (realizadas y por realizar), lecciones aprendidas y acciones a largo plazo.

Los postmortem suelen entrar en detalles, ya que son documentos para uso interno: mencionan quién intervino en el suceso, qué máquinas y servicios estuvieron implicados, qué líneas de código tenían errores, … Como dije antes, no es objetivo del postmortem echarle la culpa a nadie, así que “aparecer” en uno no debería tener, por si mismo, más consecuencias que tener que aguantar que los compañeros se metan con uno de vez en cuando.

(Voy a aclarar esto, que tengo muchos lectores que se toman todo lo que leen con excesiva literalidad: estoy hablando de situaciones normales en las que uno se equivoca y pierde datos porque ha copiado un disco vacío sobre uno lleno o ha causado un fallo de servicio porque ha conectado la red de producción al “uplink” incorrecto, no de casos delictivos en los que el sistema falla catastróficamente porque alguien ha vendido los sistemas secundarios y se ha quedado con el dinero).

No obstante, en ocasiones hay que redactar postmortem dirigidos a audiencias externas. En esos casos, es habitual reducir el nivel de detalle del documento. Esto puede ser tan simple como eliminar nombres y referencias a elementos confidenciales, o puede ser una reescritura total del documento. El nivel de detalle queda, en general, a elección de la persona que vaya a publicar el postmortem, pero siempre debe ser suficiente para que el lector tenga una idea aproximada del fallo que hubo y pueda estar razonablemente seguro de que se están tomando medidas efectivas para evitar que vuelva a suceder. En general, la gente aprecia más los postmortem detallados.

Como sé que queréis ejemplos pero no tengo ganas de inventarme uno, voy a poneros un enlace a la versión pública del postmortem de un fallo de App Engine, que me gusta bastante como ejemplo porque es muy parecido a la versión interna, salvo por la ausencia de nombres de personas y otros datos confidenciales.

Al terminar este artículo me gustaría animaros a escribir postmortem, a convertirlo en una rutina cada vez que haya habido un problema (o algo haya salido mejor de lo esperado, para ver si se puede repetir), y a solicitar postmortem de vuestros proveedores cada vez que tengáis un problema gordo con su servicio.

Y vosotros, ¿escribís postmortem en vuestra empresa? ¿Los solicitáis de vuestros proveedores? ¿Conocéis mejores ejemplos de postmortem accesibles por la web? ¿Son cuatro preguntas al final de un artículo demasiadas? Escribid un comentario y dadme vuestra opinión.

Cómo preparar un currículum para EEUU, Reino Unido o Irlanda

Hoy voy a dar un paso más en mi campaña “voy a sacaros a todos de España de una vez”, explicándoos cómo elaborar y mandar un currículum para EEUU, el Reino Unido o Irlanda.

Si pensabais que bastaba con tomar vuestro currículum español, traducirlo al inglés, y mandarlo, estabais completamente engañados: las convenciones sobre qué se debe incluir en un currículum, cómo debe estar estructurado, etc., son diferentes de un país a otro, así que probablemente meteríais la pata si hicieseis eso. Por suerte para el tema que nos ocupa ahora mismo, los currículums (o currículos, o currículunes, según prefiráis) son muy parecidos en EEUU, Reino Unido e Irlanda, así que los mismos consejos os servirán para los tres países.

Por una vez, como este artículo me ha quedado larguíiiiiiisimo y no quiero fastidiarle el lector RSS a nadie, tendréis que pinchar en el título o en el enlace de “leer más” para verlo entero. Así que pinchad, pinchad...

El efecto Menéame

Ayer me publicaron una historia en Menéame y el tráfico subió considerablemente; tanto, que el servidor web se me saturó y tuve que reconfigurarlo.

Para los curiosos, aquí va una gráfica del "efecto Menéame":

La gráfica va desde las 8 de la mañana hasta las 17:59, hora peninsular española. El eje vertical va graduado en peticiones por segundo, y la línea va suavizada tomando la media de los cinco minutos anteriores a cada punto en el eje horizontal.

El tráfico comenzó a subir a las 9:11, que supongo que fue cuando la historia llegó a la portada, y a las 9:21 me di cuenta de que mi servidor estaba saturado. Podéis ver cómo se quedó atascado en las 13 peticiones por segundo hasta las 9:41, que fue cuando por fin arreglé el servidor y todas las peticiones pendientes se sirvieron de repente. No sale en la gráfica por eso del suavizado tomando la media de los 5 minutos anteriores, pero durante ese minuto se recibieron 1669 peticiones -- unas 27 por segundo.

Y a partir de ahí, según quedaba menos gente que no había leído la historia y ésta descendía en la portada de Menéame, el tráfico comenzó a descender hasta las 2 peticiones por segundo...