Notas después de un paseo por Dublín

(No necesariamente en orden cronológico).

  • Un día inusualmente veraniego. 21 grados, según The Weather Channel. Vaya peste de buen tiempo. ¿Para esto me vengo a Dublín?
  • Festival marítimo en Docklands. Con música (bah) y puestos de helados (!) y dulces (!!). Me tientan. He de resistir.
  • Hoy ha salido a la venta la quinta temporada de Battlestar Galactica. En una tienda, 36 euros. En otra, 60. Creo que sé de una tienda a la que no volveré si puedo evitarlo. (Al final la he comprado en Amazon, que allí sale por 28 euros).
  • Chavalines en trajes de neopreno zambulléndose en Grand Canal Docks. Corren más peligro de morir intoxicados que ahogados. Supongo que no tienen problema mientras no traguen “agua”. Si vieran el estado del canal sólo dos compuertas más arriba, no nadarían ahí ni locos — supongo que la mierda da menos asco cuando está más disuelta.
  • Un Hare Krishna de esos intentó ofrecerme un libro. Se ve que no emito un campo de mal rollo lo suficientemente intenso. O tal vez sí: fijaos en que he dicho “intentó ofrecerme”, no “me ofreció”. (A pesar del campo de mal rollo, bastante gente me pide indicaciones para llegar a una calle o a un sitio. Se ve que tengo cara de saber adónde voy).
  • Un tío pagó por su comida con una bolsa llena de monedas. Ninguna blanca, bastantes amarillas y un montón de ellas rojas. Una de tres: o era un mendigo (aunque no tenía aspecto, pero te sorprenderías aquí en Dublín) o había robado el cepillo de una iglesia o acabo de ver el nuevo sistema de distribución de dinero adoptado por las empresas de seguridad para evitar asaltos a los furgones blindados.
  • 6 km y medio.

Comments

pero, pero...

Pero sin 21 grados es invierno....
... en Sevilla, claro está :D