El ministro

—¡Por supuesto que trabajo sólo por el bien de la Nación! —replicó el ministro, con tono ofendido—. ¿Qué culpa tengo yo si los intereses de la Nación están tan perfectamente alineados con mis intereses particulares?