Eventos consuetudinarios
Por Jacobo Tarrío
7 de abril de 2002

Estoy ahora escribiendo en plena crisis de joder, ahora dentro de una hora me voy a A Coruña, y mañana tengo clase, y pasado… y así hasta el viernes… y así hasta junio, y blablabla. Hasta siento picores, oigan. Pero no es de esto de lo que quería escribir, sino de esto de las historias diarias.

Porque yo voy a otros weblogs, y me harto de leer cosas como “hoy he ido a la casa de nosequién, que me contó que no le venía la regla, y el novio le dijo que tururú, y el coche aquel que me compré que fallaba, era un manguito, y…". Y así todos los días. O, por ejemplo, Carlos Casares, cuando aún vivía y escribía su columna diaria en el periódico, y casi siempre tenía algo que contar… es algo que está por encima de mi comprensión.

Cuando comencé a escribir en MiBarrapunto, al principio intenté escribir una noticia de broma cada día. Pronto fue cada dos días. Luego a la semana. Y ahora no sé cuándo será la próxima.

O antes, incluso. En la web del Grupo de Programadores y Usuarios de Linux comencé a poner un banner distinto cada semana; no duró mucho, como se ve.

Y ahora caigo en el mismo error; ya ven los esfuerzos que hago algunos días por escribir algo, aunque sea una sola frase que deja bien claro que o bien estoy loco, o me falta poco para ello.

Es que quiero disciplinarme, o algo así. Supongo que esto, ahora que no hay mili, me convertirá en un hombre, o algo. Luego guardaré buenos recuerdos, olvidaré los malos y acabaré contándoles batallitas a mis nietos, suponiendo que los tenga.

Otros artículos sobre “Tirando Líneas (2002-2004)”, “ideas”.
Índice.
Salvo indicación en contrario, esta página y su contenido son Copyright © Jacobo Tarrío Barreiro. Todos los Derechos Reservados. Información sobre tratamiento de datos y condiciones de uso.