Arroutada XI
Por Jacobo Tarrío
3 de noviembre de 2004

Mi crónica de lo que allá aconteció, tal como mis ojos lo percibieron.

Las fechas van del viernes, 29 de noviembre del año de Nuestro Señor de 2004, al día de Todos los Santos del mismo año.

El lugar, el Coliseum de Brigantium. El suceso, la Arroutada Party XI.

Viernes

Por hallarme yo trabajando en aquel día, no pude acudir al evento hasta la hora en que se ordeñan las vacas. Allá me relataron que no disponíamos de paso franco hasta la red de comunicaciones que uniría las nuestras máquinas de calcular con las del resto del Orbe, y que ignoraban cuándo éste nos sería concedido.

No dejándome desanimar por tan funestas noticias, subí a mi carreta y, azuzando a los bueyes, dirigime a casa para recoger mi propia máquina de calcular: un ingenio que, a pesar de su reducido tamaño, posee unas prestaciones por pocos igualadas, incluso entre las máquinas más grandes y más pesadas.

Una vez llegado al lugar, y unida mi máquina calculadora al sistema de correos local del evento, convine con algunos de los otros miembros del GPUL acudir raudos a cenar a una taberna regida por chineses. La comida, exótica y abundante, repuso nuestras fuerzas, y regresamos al lugar del evento dispuestos a pasar la noche en vela, o, al menos, a aguantar hasta que los mochuelos se fuesen a dormir.

Tras oir muchos relatos, y de guardar muchos otros en la colosal memoria de mi máquina calculadora, resolví retirarme a descansar. Uncí los bueyes, monté en la carreta, encamineme a casa y, tras soltar bastantes maldiciones (y alguna que otra blasfemia, el Señor me perdone), hallé un establo libre en el que dejar mi carro durante la noche.

Sábado

Desperté de nuevo a mediodía, y regresé al Coliseum, donde tras algunas inquisiciones me informaron de que todavía no disponíamos de acceso a la red viaria global. Con cierto enojo continué registrando relatos e historias en la memoria de mi calculadora, que parecía no tener fondo, hasta que llegaron los demás integrantes de mi grupo, con los que fui a yantar a una posada cercana, anexa a un almacén donde se podía comprar todo tipo de cosas: viandas, recambios para máquinas calculadoras, tejidos…

Se nos había advertido de que no se toleraría nuestra entrada en el recinto del evento portando viandas compradas en aquel almacén, lo cual nosotros considerábamos injusto, puesto que muchas de ellas, ni otras parecidas, no podían ser adquiridas en el mismo recinto. No obstante, a lo largo de la tarde se nos anunció el levantamiento de esta arbitraria prohibición, noticia que acogimos con alborozo.

En la misma tarde llegó Manty, trayendo su máquina calculadora portátil, en la que traía un ejemplar de “Debian GNU/Linux”, que copiamos en la memoria de mi máquina calculadora. A pesar del gran tamaño de “Debian”, la copia se hizo rápidamente, y apenas mermó el espacio libre en mi máquina calculadora; sin embargo, el disponer de una copia de tan magna obra permitió que los demás pudieran instalar nuevas prestaciones en sus propias máquinas, copiándolas de la mía.

David había estado toda esta jornada y la anterior ayudando a poner en marcha el acceso a la red de comunicaciones global, y, finalmente, en la tarde del sábado sus esfuerzos se vieron recompensados, y…

Bueno, que me he cansado de escribir así.

Nada, que David, con A.J. y gente del GULO (siento no saber quién), consiguieron arreglar el acceso a Internet, con lo que ya pueden imaginar lo que ocurrió a continuación :-)

Esa noche no salimos a cenar X-)

La noche también nos la amenizó “La banda del camión”. Bueno, digo “amenizar” porque es lo que se dice en estos casos; a mi la música no me interesa nada, así que me limité a intentar ignorarlos…

Me puse a preparar las transparencias para la charlaa, que suponía que iba a dar al día siguiente, aunque nadie me había dicho cuándo. A eso de las seis me harté y me largué a casa a dormir.

Domingo

Me desperté varias veces, pero la definitiva fue a las 14:00. Cuando llegué al Coliseum me fui directamente a comer, y al volver me enteré de que mi charla había estado programada para las 15:00. Oops. Me puse a terminar las transparencias, pero me empezó a doler la cabeza… y luego se colgó el OpenOffice. De maravilla, para dar la charla, así que al final no la di. Lo siento. Supongo que tendré que dar una charla para AMIGA en otra ocasión, ¿no?

El dibujo que presenté al concurso de Fast 2D

El domingo fueron los concursos todos; al menos aquellos en los que estaba más dispuesto para participar (los de juegos creo que duraron del sábado al lunes, pero no pulo tanto como para presentarme. Me presenté a Fast 2D (o sea, a dibujar en menos de una hora algo sobre el tema propuesto; se trataba de un virus en Halloween) y a Fast Coding (programar algo rápidamente; en este caso, un juego en el que salga un pingüino).

Yo dibujé un virus disfrazado de “Clippy” (el clip de ‘‘Office’'), y programé un ‘‘Whack-a-mole’’ en el que hay que aplastar a los demonios y dejar a los pingüinos. El mérito está en que lo hice entero en Javascript; lo he dejado disponible para jugar. Igual al principio no se cargan las imágenes; juega un poco, ignora el resultado y luego dale a recargar para volver a jugar. También es posible que funcione sólo en Mozilla; no lo he probado en otros.

Luego vino otro grupo, “Hechizo”, que tocó unas cuantas canciones. Luego como la gente no hizo mucho caso subió uno de los organizadores (!) a echarle la bronca a la gente (!!!!!) por pasar de la orquesta. Tuvo suerte, supongo, de que la gente no se lo tomara tan mal como yo.

Luego se proyectó en la pantalla el RealTimeBattle, conmigo haciendo de locutor/comentarista, y, finalmente, las producciones presentadas a concurso, incluyendo mi dibujo y mi juego. Ah, y algo de música, y una demo, y un par de intros, y… no mucho, comparándolo con otros años, pero menos es nada…

Después, hala… otra vez a dormir, a las 7.

Lunes

Despertar. Ay.

Comer.

Convertirse en persona gradualmente, a lo largo del día.

En la Arroutada había un “chiringuito” donde te hacían camisetas con los diseños que les trajeras (o con otros que ya tenían ahí); me hice la típica con <body> por delante y </body> por detrás, y otra de Necromantux, a partir del diseño que les había llevado David (y preparado por Moebius).

Después resultó que gané el concurso de Fast 2D (aunque el que quedó “segundo” estaba curradísimo), y que quedé “segundo” en el de Fast Coding (el ganador era una especie de ‘‘Space Invaders’'). Pongo “segundo” entre comillas porque sólo había un premio por categoría; el “segundo” es el otro que se propuso para ganar, pero al final no ganó.

Finalmente recogí las cosas, y me largué pitando.

Y ya está.

Otros artículos sobre “Web personal (2004-2008)”.
Índice.
Salvo indicación en contrario, esta página y su contenido son Copyright © Jacobo Tarrío Barreiro. Todos los Derechos Reservados. Información sobre tratamiento de datos y condiciones de uso.